Respuesta a: Monte Tzión

#12202
efgi.
Moderador

Gracias por la aclaración maestro Félix;
Igual que Felipe Ariel, pensé que el Monte Sión se circunscribe en un determinado lugar de los cielos; pero primero gobernará en las moradas contaminadas, hasta que sean restauradas por la iglesia de Jesús, y luego la congregación estará al frente de los propósitos de Dios en toda la creación, incluso en los cielos que siempre permanecieron santos, porque seremos quienes no permitirán que la maldad pueda manifestarse de nuevo entre los hijos de Dios, pues tuvimos la experiencia de sufrirla.

Daniel 2.44,45 … el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,
2:45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.
En la interpretación que Daniel dio al rey Nabucodonosor, acerca del sueño en que ese rey vio que una piedra cortada “no con mano” destruyó los reinos de la Tierra, de esta piedra dice que “fue hecho un gran monte que llenó toda la tierra” (Da. 2:35). La gobernación que el Mesías establecerá sobre el planeta durante el reino milenial (Ap. 20:6,7), tiene Jesús como su cabeza, “la principal piedra del ángulo” (Ef. 2:20); y su iglesia completará aquel gran monte que llenará toda la tierra igual que “piedras vivas” de su edificio espiritual. (1Pe. 2:5)
Y luego se restituirán todos los mundos caídos, los cuales también aguardan con ardiente anhelo la manifestación de los hijos de Dios.

El SEGUNDO ÁNGEL TOCÓ LA TROMPETA-
Apocalipsis 8.8 El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
8.9 Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.
Es en el ‘mar’ donde acontecen las escenas de este segundo toque de trompeta, simboliza a los cielos que contaminó el maligno.

Una gran montaña ardiendo en fuego-
En este ‘mar’ tienen sus dominios los 24 reyes y sacerdotes que pertenecen a la asamblea del Altísimo; y también a este sector pertenecen los siete reinos que acogieron abiertamente la propuesta del maligno, y que en las Escrituras son presentados como las siete cabezas del dragón; pero ahora bajo el mando de Jesús se efectuó en ese lugar del universo contaminado llamado ‘mar’, un gran terremoto espiritual, y para el momento en que se da el segundo toque de trompeta, es lanzada allí «como una gran montaña ardiendo en fuego» causando desastres al enemigo, pues perecen la tercera parte de los seres vivientes, y es destruida la tercera parte de sus naves.
Y más adelante en Apocalipsis 16.3 cuando se derrama
la segunda copa de la ira de Dios sobre el ‘mar’, mueren en su totalidad los seres vivientes que no son afectados tras el toque de la segunda trompeta.
Así se ataca a las gobernaciones que tiene el maligno en el celeste, haciendo llegar hasta el ‘mar’ el conocimiento de la tarea restauradora que el Mesías adelanta con su congregación.
De acuerdo con esto, se registra en Jeremías contra Babilonia:
Jeremías 51.25 He aquí, yo estoy contra ti, oh monte destruidor, dice Jehová, que destruiste toda la tierra; y que extenderé, mi mano contra ti, y te haré rodar de las peñas, y te
reduciré a monte quemado.

Jeremías 50 31,32 He aquí, yo estoy contra ti, oh soberbio, dice el Señor Jehová de los ejércitos; porque tu día ha venido; el tiempo en que te castigaré. Y el soberbio tropezará y caerá, y no tendrá quien lo levante; y encenderé fuego en sus ciudades, y quemaré todos sus alrededores.

Y contra Asiría se establece en Isaías:
Isaías 10.16,17 Por esto el Señor Jehová de los ejércitos, enviará debilidad sobre sus robustos, y debajo de su gloria encenderá una hoguera como ardor de fuego. Y la luz de Israel será por fuego, y su Santo por llama, que abrase y consuma en un día sus cardos y espinos.

Babilonia y Asiría fueron montes -gobiernos – que atacaron la obra de Dios representada en Israel y en su templo, y fueron imagen de los gobiernos criminales instaurados en el celeste. A estos mundos y lugares de la creación llega el conocimiento de las Buenas Nuevas, y sabrán que hasta ellos irá la congregación del Mesías en su labor restauradora del universo, tal como Pablo lo expresó a los Efesios.
Efesios 3.10 Para que la multiforme sabiduría de Dios sea dada ahora a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales.