Respuesta a: Monte Tzión

#12208
Félix Guttmann
Moderador

Elías:

El organigrama de Yeshúa (Jesús), a semejanza de los otros organigramas del reino de los cielos, tiene su propia misión. La organización cápita del organigrama de Yeshúa es la que aparece en el libro que llaman del griego «Génesis» como «rakiyá», voz que ningún traductor ha podido traducir. Unos la llaman firmamento, otros bóveda y otros expansión. Fue después llamada «shamaím», palabra que han traducido como «cielos» (Gen. 1.8). Sería el cuatro «cielo» que señalan las Escrituras.

Ese «cielo» fue presentado a los israelitas por medio de su líder o «cabeza» como «Shiloaj» («El Enviado») (Gen. 49.10) o «Ha Mashiaj» («El Ungido para Yishrael»), y para los gentiles del griego «Jristós». Yeshúa es, pues, El Enviado o El Ungido o el Jristós o «Jesucristo».

Ese «cielo» está obviamente conformado por millones de adámicos tomados de todos los «cielos», incluyendo al que rodea a la morada llamada «La Tierra» o «Ha aretz».

Pronto, un nuevo colectivo se sumará o agregará a ese «cielo» pero con su misión específica, su nombre «Tzión». Estará conformado por gentes de Israel y de todas las naciones de este mundo o sistema de vida corrupto en todos sus ordenes y sentidos. De esas gentes muchos conocerán y gustarán la muerte y otros no.

El «Monte Tzión» iniciará su misión tres años después de que sus gentes sean arrebatadas del «tizón» («gran tribulación»). Su misión será eterna. No gobernará en las moradas ahora contaminadas, aunque liderará el plan de la regeneración por mil años.

Tzión velará para que la semilla de la maldad no pueda jamás manifestarse en el reino de los cielos.

Daniel 2.44-45 … el «Dios del cielo» (Rev. 4 y 5) «levantará un reino», que será liderado por los doce «apóstoles» (Mt. 19.28), «que jamás será destruido» durante el milenio, «ni será el reino dejado a otro pueblo» (solo a los israelitas); durante el milenio «desmenuzará y consumirá» a todos estos reinos que existen actualmente, «pero él permanecerá para siempre de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.»

Esa «piedra cortada» o reino diseñado y armado «no con mano” de terrenales destruirá los actuales reinos de la Tierra. De esa «piedra» o reino surgirá otro «gran monte» o gobierno muy importante que llenará «toda la tierra” (Da. 2:35).

Ese otro «gran monte» estará liderado por Pedro (Mt. 16.19). El nombre de ese «gran monte»: «Yishrael» (Mt. 19.28; Lc. 22.30).

Jesús como su mano líder será “la principal piedra del ángulo” (Ef. 2:20).

Continuará…