Respuesta a: Monte Tzión

#12212
Félix Guttmann
Moderador

«Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento (…)

Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días» (Rev 12:1-6 R60)

Con relación al arrebatamiento aparecerá «en el cielo una gran señal». Esa «gran señal» será esa «mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas».

La «mujer» representa, para el caso, una organización, la encargada de parte de Yeshúa (Jesús) para llevar a buen término el arrebatamiento.

«Y estando encinta» o lista para desarrollar ese arrebatamiento, «clamaba con dolores de parto», es decir, que impartía ordenes a sus mensajeros, «en la angustia del alumbramiento», de cara al escenario de esos dias cuando las fuerzas de Miguel estarán combatiendo contra las fuerzas de satán.

«Y ella dio a luz un hijo varón», siendo este «hijo» o fruto o resultado el «cuerpo de El Enviado» o para las naciones «el Cristo», que durante mil años siguientes «regirá con vara de hierro a todas las naciones».

Ese «hijo» será «arrebatado del escenario donde se estarán enfrentando los ejércitos de Miguel contra el imperio de Satán para ser llevado a la presencia de «Dios y para su trono» (Rev. 4 y 5) por tres años y medio.

Una vez esa «mujer» u organización haya llevado a cabo el arrebatamiento «huirá» de ese escenario, el segundo cielo, a ese «desierto» o ese lugar en el universo «donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días» (Rev 12:1-6 R60). Se llevarán a cabo las «bodas del cordero».

«Tzión» es el nombre del gobierno que conformará la congregación de Yeshúa, la «iglesia» arrebatada, independientemente del lugar que con ese mismo nombre fue llamado ese montículo ubicado en Jerusalén, en las afueras de la Ciudad Vieja, en hebreo: צִיּוֹן הר.

El término Sion se convirtió desde tiempos antiguos en un sinécdoque referida a la ciudad entera de Jerusalén y a la Tierra de Israel. Sus lugares reseñables del Monte Sion son la Tumba de David, el Cenáculo en el que, según la tradición, se celebró la Última Cena y la Cámara del Holocausto (Martef Hashoah). Para otros está ubicado en la alta latitud opuesta a esa ciudad, ubicado al norte del país, frontera con Siria, llamado «el monte Hermón», que hace alusión al lugar donde según el libro de Enoc descendieron los habitantes del cielo que hicieron alianza con los terrenales al servicio del imperio de Satán para, mediante un plan específico, insistir en dominar el mundo. La tierra ya estaba sumida desde la rebelión y sus rebeliones siguientes en la maldad y la violencia.

No fue en ese monte al norte de Israel donde ocurrió la tal «transfiguración de Jesús», porque las evidencias que aporta Mateo reseñan que Jesús «se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol» afectando el hecho a «sus vestidos» que «se hicieron blancos como la luz» (Mat 17:2 R60) y según Marcos «sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como la nieve, tanto que ningún lavador en la tierra los puede hacer tan blancos» (Mar 9:2-3 R60)

No fue allí donde el Señor reveló, y mucho menos a solo tres de sus discípulos, el plan sobre la fundación de su congregación. Ello lo hizo después de su resurrección en esos 40 dias que estuvo con ellos.

FGuttmann.