Respuesta a: Yeshùa resucitò de entre los "muertos"

#12302
Félix Guttmann
Moderador

Felipe Ariel:

No es mi objetivo calificar a nadie, pero encuentro que estás captando esa verdad y permíteme felicitarte.

En cuanto a si resucitó Jesús al tercer día conforme a las Escrituras (1Cor. 15:4), lo prioritario es despejar el significado de ‘resucitar’, siendo este el volver a suscitar, para el caso vida en donde esta debe darse, que armonice en lo que es realmente vivir.

Cuando en la Biblia se habla de ‘vida’ o de ‘vivir’ los humanos se refiere a que experimenten a consciencia de lo que es participar de la creación formando parte de la creación en términos de eternidad.

La “resurrección” de Jesús significa que volvió (prefijo ‘re’) a su estado anterior de cara a que se había ‘despojado’ de su ‘forma de Dios’ para poder ser obediente hasta la muerte y muerte de cruz.

Yeshúa antes de expirar en la cruz romana, encomendó su “viento” o su ser al Padre celestial (Luc.23:46).

Su fallecimiento lo experimentó su cuerpo, más no su identidad ni su ser.

Durante la tarde de ese día, el cuerpo de Yeshúa fue puesto en el sepulcro nuevo que pertenecía al judío rico de nombre “Yosef” de Arimatea, miembro del Sanedrín(Mat.27:6, Juan.19:41), cumplièndose de esta manera lo vaticinado por el profeta, llámese en español el advertidor, de nombre “Yeshayahu” (Isaías)…

“y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte” (Isaías 53:9).

Una vez fue cerrada esa cueva, antes de transcurrir esos tres días con sus correspondientes noches, el hijo del Altísimo retomó su cuerpo:»-porque no dejaràs mi alma en el hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción” (Hechos 2:25-27).

Ese acto es descrito como ‘vivificado’. Vivo, con su cuerpo físico, fue al ‘seno de Abraham’ y después «a las partes mas bajas de la tierra, donde estàn ” los vientos o seres encarcelados, siendo ellos los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca” (1P. 3:18-20).

Después de tres dìas y tres noches Yeshùa “resucitó” de entre “los muertos”, es decir, de los que están distanciados de este mundo y del reino de los cielos, unos por carecer de sus cuerpos físicos y otros de la libertad para acceder a la creación y por ende la reino de los cielos.

Al transcurrir cincuenta dìas, posteriores a la ascensión de Yeshùa, junto con los vivificados, como primicias para Dios(1 Cor. 15:23), se encontraban reunidos en oración alrededor de 120 judíos en el aposento alto de esa vivienda cuando de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio, y el ruido llenó toda la casa y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego (luces), asentándose sobre cada uno de ellos (Hechos 2:1-6).

Los que anteriormente le habían seguido en secreto censurados por el miedo, como resultado de recibir el poder de lo alto(Luc.24:49) quedaron dotados con la capacidad de comunicarse en diferentes idiomas, inmediatamente comenzaron a expandir la buena noticia,(griego evangelio) a los judíos que se encontraban en Jerusalén por motivo de la ‘pascua’.

Animos!

Bendiciones.
FGuttmann