Respuesta a: La rebelión de Satán

#5124
Félix Guttmann
Moderador

David:
¿Seguro que doy a entender que no somos salvos del pecado?
Aprovecho para preguntarte, ¿de qué pecado exactamente somos salvos?
¿Cuál es el origen del vocablo «pecado»?
¿Qué significa en ese idioma esa voz: «pecado»?
¿A qué vino Jesús «a su pueblo», según el mensajero Gabriel? (Mt. 1.21).
La salvación, ¿es ya un hecho?
Nadie se salva de la rebelión, si nace en ese escenario.
La rebelión ha dejado huellas de todo tipo y estilo, por lo regular gravísimas, herencias abominables, resultados catastróficos en todos los ordenes, espacios y tiempos, y aunque algunos seguidores no acoliten cosas de este mundo, de todos modos seguimos en este mundo afectado por algo que aun no ha sido erradicado y que esa erradicación inicia en la persona que realmente sigue a Jesús y esa misma erradicación ha de experimentarse en todo aquello que ha sido afectado y en todas aquellas personas que durante el milenio acepten esa erradicación.

Juan, por ejemplo, en cuanto al «pecado», no escribió sustentado en la infantilidad, ni en la inmadurez, ni en la insensatez, y menos en la religiosidad cuando enfatizó que «si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros» (1 Jn 1:10).

En cuanto al «nuevo nacimiento», muchos se «bautizan», aun bajo la fórmula que consideran «trinitaria», pero ello no garantiza que realmente cambien de actitud y son incontables las personas que después de «bautizadas» no siguieron en el «Camino» y como dicen los «evangélicos», «volvieron al mundo».

¿Qué es «aceptar a Cristo»?

«Aceptar a Cristo», ¿acaso es el resultado de un emocionalismo o de una comprensión?

Aunque Juan en su libro de las Revelaciones aclare que «hemos vencido por la sangre de Cristo», ¿quiénes han vencido y a qué o a quién han vencido si aun tenemos lucha contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra (en griego no dice «huestes») espirituales de maldad (ubicadas) en las regiones celestes (de l universo).

Si ya hemos vencido, ¿por qué tenemos que tomar «toda la armadura de Dios»?

¿No es acaso para que podamos «resistir en el día malo, y «habiendo acabado todo, estar firmes»?

¿Por qué si «hemos vencido por la sangre de Cristo», tenemos que estar firmes, ceñidos nuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz, sobre todo tomando el escudo de la fe?

¿Por qué si «hemos vencido por la sangre de Cristo», tenemos que «apagar todos los dardos de fuego del maligno»?

¿Por qué si «hemos vencido por la sangre de Cristo» tenemos que tomar «el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios»?

¿Por qué si «hemos vencido por la sangre de Cristo» hemos de orar «en todo tiempo con toda oración y súplica en el Viento, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos»?

¿A qué estamos jugando?

¿Por qué si «hemos vencido por la sangre de Cristo» Jesús advierte que «al que venciere», él mismo le dará que se siente con él en su trono, así como él ha vencido, y se ha sentado con su Padre en su trono?

«El que tiene oído, oiga lo que el Viento dice a las congregaciones (Rev. 3:21-22).

¿Quiénes han vencido y qué han vencido?

¿A quién has vencido tú si aun tienes que perseverar hasta el final de tus días para ser salvo?

Te aferras quizás de un versículo para levantar una creencia contextual.

Juan oyó en esa ocasión esa «gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

Y ——————ellos——– le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte» (Rev. 12:10-11).

Ese evento aún no ha acontecido, y ¿quiénes serán ELLOS que vencerán al «acusador de nuestros hermanos»?

¿Acaso ya tu venciste a Satán y a su imperio y las consecuencias de su rebelión en tu propia vida?

¿Acaso tú has menospreciado tu vida ……………»hasta la muerte»?

Aunque está aclarado en la Biblia que por un HOMBRE entró el «pecado» al mundo y por otro HOMBRE la redención, ello no indica que la redención ha llegado a quienes ha de llegar.

Además, ¿dónde dice que ese «pecado» entró al mundo por Adan?

¿Luego no lo entró Satán?

¿O es que antes de Satán estuvo Adan?

¿No fue la Varona la engañada y acaso no fue ella quien engañó a Adan?

¿Por qué no lees el contexto bíblico a cambio te aferrarte de un par de versículos para garantizar tu comprensión de la Biblia?

¿Qué dices de lo escrito en 1 Timoteo 2:13-14?

¿Quién siendo engañada, incurrió en transgresión, el varón o la varona?

¿Y quién a ella la engañó, Adan?

Vaya enseñanza te has comido sin digerir el contexto bíblico.

Te conviene evaluar esta información previa al versículo que te ha «inspirado»:

«No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, —————aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán——–, el cual es figura del que había de venir» (Ro. 5:14).

¿Quiénes NO pecaron de la misma manera como transgredió Adan?

FGuttmann.

.