Respuesta a: La rebelión de Satán

#5232
Félix Guttmann
Moderador

Yanina:
Lo primero que debemos despejar es el significado de «blasfemia», de «blasfemiar».
Blasfemar es un vocablo que viene del griego, «blaptein», que tiene que ver con «injuriar», y con «pheme, «reputación».
Etimológicamente significa una extrema y grave irreverencia hacia cualquier persona o cosa digna de ser estimada. En su uso religioso generalmente aceptado se refiere a una ofensa contra Dios, sin embargo Jesús advirtió que «toda transgresión y blasfemia será perdonada a los hombres», pero que la blasfemia específicamente contra el Viento Sagrado no les será perdonada, y que a «cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que ————-hable contra——— el Viento Sagrado no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero» (Mat 12:31-32 R60).
Jesús enfocó la no aceptación del «hablar en contra» de ese «Viento» en particular, primero, porque no tiene presentación difamar, calumniar, eso es blasfemar, decir algo diferente y opuesto de lo que es en si mismo ese «viento» que en su calidad de entidad «sana» o «santa» o «sagrada», es decir, «consagrada» para llevar a cabo esa misión específica, la de HACER (hechura) al creyente una «nueva criatura» para vincularla como una más en el reino de los cielos.
En otras palabras, es inaceptable enfilarla contra alguien que nos sirve de buena voluntad, que nos ayuda incondicionalmente, que nos respalda sin esperar recompensa, que nos educa para bien.
FGuttmann.