Respuesta a: La rebelión de Satán

#5344
Félix Guttmann
Moderador

Alejandro:

Con respecto a tus inquietudes, sobre si es un solo libro o varios los que existen pues esto es lo que encuentro en la version reina valera de 1960:

“Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos.”( Daniel 7 :10). ¿Cuáles libros fueron abiertos? Pues se trata de esos «libros» o historias que contienen las «hojas» que reseñan las vidas de todas las personas que han existido desde la rebelión de Satán.

“Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.”( Apocalipsis 20 :12).

¿Cuáles libros serán abiertos? Serán abiertas, expuestas ante ese DIOS todas las historias de esos «muertos, grandes y pequeños» que estarán resucitados y presentes («de pie») ante «Dios», y se cotejarán sus historias de cara a lo escrito en ese «otro libro», el de la VIDA y conforme a esos cotejos serán juzgados, ubicados ante la eternidad, esos muertos, con base en las cosas que están reseñadas, imborrables, en sus historias, «escritas» con tinta indeleble en sus «libros, según sus obras».

Con relación a quien escribe o quien es el que borra, pues, lo hace la misma persona que hace o deja de hacer, para bien o para mal, y todo queda reseñado en sus testimonios y en el de los demás, los beneficiados o los victimizados. Las personas que sirven al plan del Altísimo quedan reseñadas en los «archivos» de quienes manejan ese plan del Altísimo, si tienes en cuenta que existe un reino en esos cielos, y también un organigrama conformado por seres inteligentes encargados de sacar adelante ese plan del Altísimo.

Ello te lo confirma los apartes que has resaltado: Exodo 32:32-33, Apocalipsis 3:5, Salmo 69:26-28.

En cuanto a Apocalipsis 13:8, que advierte que a esa «bestia» o sistema administrativo lo «adorarán todos los que moran en la tierra, cuyos nombres no han sido escritos, desde la fundación del mundo, en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado”. «Adorar«, para el caso, es aprovecharse a consciencia, para sus fines, de ese sistema administrativo que surgirá en breve en este planeta. ¿Quiénes lo harán? Clarament lo informa Juan: «los que moran en la tierra». ¿A quiénes se refiere? a aquellos «cuyos nombres no han sido escritos, —————-desde la fundación del mundo————, en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado”.

Hay quienes «moran en la tierra», —————-«cuyos nombres no han sido AUN escritos, —————-desde la fundación del mundo————, en el libro de la vida —————–del Cordero que fue inmolado”.

Jesús también tiene su archivo y AUN no han surgido todos aquellos que están tras la implantación de ese sistema administrativo que intentará esclavizar a la presente humanidad por medio de la tecnología que se centrará en ese microprocesador que será implantado en la mano derecha o en la frente de muchos en este mundo, realidad que marcará el inicio «oficial» del «nuevo orden mundial», que solo durará tres años y «medio».

“Apocalipsis 17:8 te dice que ese imperio (la «bestia») que Juan vio, era muy poderoso, pero que después de la resurrección de Jesús ya no lo es, y sin embargo «está para subir del abismo». El imperio de Satán está pronto a salir («subir») de sus lugares donde está estacionado operando (el «abismo») para enfrentarse a su destrucción.

Los moradores de la tierra, los que estén viviendo en esos días, «cuyos nombres no se han escrito en el libro de la vida desde la fundación del mundo», porque aun no han experimentado lo que se viene y no han tomado decisiones sobre ello, «se asombrarán al ver la bestia que era (poderosa) y no (lo) es, y que vendrá.”

No está escrito que los que han actuado y los que actualmente sirven al reino de las tinieblas no están reseñados donde corresponde. Obviamente que no pueden estar inscritos, desde la fundacìon del mundo, los que aun no proceden a favor del imperio, que ni han nacido.

Con respecto al tema de los rayos, tu infieres, sustentado del texto que envías, que sí es Dios quien «envía» los rayos, entonces según tu discernir Dios envía también las tormentas, los terremotos, los accidentes, las enfermedades, etc.

De no haber habido esa rebelión, ¿cómo entenderías a la creación que incluye los «fenómenos» que consideramos «naturales»?

Si es Dios quien todo lo «envía», ¿cómo concilias lo que aportas a continuación, «que todo fenómeno natural obedece a unas leyes ya establecidas por el creador», pero esas leyes son acaso para controlar a los hombres?

Si el Creador tiene control de todo, entonces, ¿lo responsabilizamos de la rebelión de Satán, de las consecuencias de ese activar, de las enfermedades, de la miseria, y de todo cuanto acontece donde no está, aqui en esta tierra?

«Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, —————-así también en la tierra» (Mat 6:9-10 R60)

FGuttmann.