Respuesta a: ¿Qué es la salvación?

#5958
Félix Guttmann
Moderador

Rosalba:

Las palabras «miel y leche» tienen sus obvios significados.

En el lugar donde habitaban los cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos y jebuseos, era una tierra «buena y amplia», donde «fluía leche y miel». Allí llegaron los israelitas y allí está la actual tierra de Israel.

1. ¿En qué sentido es una tierra «buena y amplia»?

2. ¿En qué sentido fluye allí «leche y miel»?

3. El profeta Isaías advirtió que Jesús (Imanu-El) comería leche y miel, hasta que supiera «desechar lo malo y escoger lo bueno.» (Isa. 7:15).

Relacionemos los tres datos.

1. Esa tierra fue elegida desde arriba, para llevar a cabo en la Tierra el plan de Dios, por tanto en ese sentido era y sigue siendo un territorio, una tierra «buena y amplia».

El término «bueno» contrasta con lo «malo». Es tierra es «buena» porque allí se ha depositado la información que la humanidad necesita para salir de la ignorancia, en cuanto a lo que tiene que ver con la situación que adolece todo lo afectado por Satán.

Es «amplia» en el orden de que esa información no está limitada. Todos los misterios o secretos han sido, con Jesús, revelados, precisamente para que sus seguidores actúen en conformidad con lo que les ha sido informado.

2. ¿En qué sentido fluye allí «leche y miel»?

La leche simboliza el alimento esencial espiritual y la «miel» significa la consolación o explicación cara a la información recibida.

3. El profeta Isaías advirtió que Jesús (Imanu-El) comería (sería enterado) de lo esencia y básico respecto a su entorno social y mundial, (leche) y le sería enterado de lo que estaba ya dispuesto para complementar su misión («miel»), hasta que supiera «desechar (distinguir) lo malo (que en esos tiempos existía en el mundo) y de esa manera «escoger lo bueno» que se le ofrecía de arriba como apoyo.

Independientemente de su engendramiento en el vientre de esa gran mujer judía, Imanu-El era ya el prototipo del código genético ADAM.

Se hizo carne ese día cuando fue engendrado.

Desde niño tenía la necesidad de recibir la información completa e integral acerca del lugar, el mundo, donde haría su misión y así poder discernir entre lo bueno y lo malo.

Lucas 1,35, resalta que con base en que el Viento Sagrado vendría sobre ella, y que «el poder del Altísimo» la cubrirà «con tu sombra» (organización) ese ser sano también sería llamado, como sus hermanos en el universo, «Hijo (fruto) de Dios”.

A quienes hemos creído en su nombre se nos ha dado la autoridad de ser «hechos» (informados, formados y capacitados) para ser, como Jesús, hijos del mismo Dios.

Todos, pues, debemos estar siendo alimentados con la misma «leche» y con la misma «miel» (Ef. 2.11-22), pero lo impide la religiosidad y la dependencia en los hombres, que se precian de ser cristianos, que con sus organizaciones limitan a muchos de recibir esa información compleja e integral.

El alimento sólido viene incluído en el código genético ADAM.

Jesús, obviamente -por ser «sano» (santo) necesitó saber, ser enterado, del lugar, el mundo, en donde había llegado.

Desde luego, por ser «sano» o santo, no traía sus sentidos ya ejercitados en el discernimiento del bien y del mal (Fil. 2:7-11).

De haber sido así no habría procedido del seno del Padre ni habría sido engendrado por el Viento Sagrado.

Por otra parte, 2da pregunta, Jesùs nunca huyó con Myriam (María) y con José a Egipto. Quienes lo hicieron fueron sus padres, para protegerlo, porque era un niño y por lo tanto indefenso y ya estaba bajo la responsabilidad directa de ellos, aunque indirectamente lo protegían de arriba.

«Ciertamente, antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra de los dos reyes a quienes tienes miedo será abandonada» (Isa. 7:16).

¿A cuáles reyes y de qué tierra este profeta temía?

Jesús nació muchísimos años después de los días de Isaías, y los monarcas de los días de ese profeta ya no existían en los días de Jesús, por tanto esa tierra, donde reinaban esos reyes de los días del profeta, fue «abandonada», antes de que Jesús iniciará su vida de adolescente, los 13 años, cuando un niño israelita hace su «Bar Mitvá».

Esa Tierra fue la de Magog, donde reinaba Gog.

Esa Tierra es diferente de nuestra morada, la Tierra.

FGuttmann