Respuesta a: ¿Qué es la salvación?

#6110
Félix Guttmann
Moderador

Patricia:

Infortunadamente los traductores de lo que llamamos del griego «La Biblia», en ocasiones hicieron de intérpretes, desde luego no de mala fe, pero de todas maneras en vez de ajustarse a traducir por interpretar y por estar influenciados por la religiosidad romana lograron distorsionar la información, misma que sigue inalterada, sea la hebrea como la griega en sus fuentes. En este siglo XXI, sobre todo a partir del año 1948, el idioma hebreo se fue consolidando como la lengua nacional en Israel y en estos casi 64 años algunos millones de personas lo utilizan sin tintes religiosos. El hebreo no es entonces una lengua muerta. Este siglo nos aporta facilidades para acceder a informaciones que en otros tiempos pasados no eran conocidas.
Hablamos del «Génesis» como el primer «libro» de la «Biblia», usando palabras griegas («Biblia», «Génesis»), sin siquiera detenernos un tanto para conocer sus significados y las razones por las cuales nos llegaron en griego y no en «español» o en «castellano».
Entiendo que desde que empezaste a leer la Biblia has tenido muchas dudas, no de la existencia del Creador sino de como imparten la «enseñanza».

Comentas que vivías «en el pecado», por ignorancia, aunque crees que nunca estuviste apartada de DIOS, sino que todo lo veías de otra forma.

Y como experiencia que cada vez que has preguntado acerca de algo las respuestas que te han dado es que se debió a la influencia de Satán.

Al respecto te has cuestionado del por qué tiene que ser así.

Ciertamente que hemos nacido en un planeta influenciado y dominado por un sistema opuesto al que diseñó nuestro Padre Creador y que uno de sus hijos se le rebeló induciendo a transgresión a muchos.

Con base en ello las versiones bíblicas relatan en lo que concierne a GENESIS que el hombre fue hecho a semejanza de DIOS, y según esa semejanza existe el varón y la varona.

Y luego dice que hizo al hombre de la tierra para que este la labrara la tierra, y que de la tierra lo formo y soplo, y luego le dio pareja idónea para él.

Desde ese enfoque todos somos del linaje de DIOS, aunque tengamos un cuerpo de carne, afin a la dimensión que nos compete, la de la materia.

Sin embargo al dejar ese cuerpo el fallecido va a otra dimensión donde recibe otro cuerpo, no de carne y sin huesos, hasta que acontezca su resurrección, entonces experimentará nuevamente un cuerpo de carne, aunque incorrupta.

Cordial saludo.

FGuttmann