Respuesta a: ¿Qué es la salvación?

#6164
Félix Guttmann
Moderador

Arian:
Menos mal que no dependemos de todos los pareceres, y tu credo, que «nadie es maestro» y que «todos somos aprendices» no acopla con tu creer porque alguien desde que fuiste un crió te enseñó lo poco o mucho que sabes. Fuiste a la escuela y allí hubo quienes te enseñaron lo mucho o poco que aprendiste. Si conduces alguien te enseñó al menos a no cruzar la luz en rojo y sus consecuencias. Nadie deja de aprender y menos si está en la vida eterna y en ella hay innumerables criaturas que entienden con objetividad que no es suficiente ese escenario eterno para seguir aprendiendo y a la vez a otros enseñando. Si crees que «nuestra capacidad es infinita», pero que «nuestro conocimiento lo limita», entonces ¿por qué no amplias el conocimiento?
Para hacerlo necesitarás de maestros … irónico, ¿verdad?
¿Cómo sabes que «todo es relativo»? ¿Qué exactamente es «relativo»? ¿»Relativo» con respecto de qué?
Si «nuestros conocimientos» pueden limitarnos, entonces ello no es una máxima, sino una probabilidad, y ella dependerá de esos conocimientos que recibas. Si son conocimientos o informaciones orientadas para limitarnos, pues, que limiten a quienes de ellas se sustenten, pero la realidad nos muestra que, por ejemplo, la tecnología que nos acompaña no está definida en esa máxima que te lleva de la mano en ese camino que estás trasegando.
No quiera Dios que ello enseñes a tus hijos … porque el fatalismo los convertirá en filósofos, a tu imagen.
Jesús no nos mintió cuando advirtió que la verdad a la cual él se refirió no nos permitiría seguir siendo limitados, sino «libres».
¿Entiendes el significado de «libertad»? Esa libertad conlleva el derecho de trascender … y para el caso a un lugar en todos sus ordenes y aspectos, leyes y normativas, experiencias y convivencias opuesto al que vivimos.
Para evitar tomar el sendero incorrecto, lo conveniente es seguir a quien aseguró ser el «camino, la verdad y la vida» en términos de eternidad.
Síguelo … que él conoce el camino verdadero, el que nos lleva a ese lugar donde lo primero que no se cuece es lo religioso o las filosofías, ni hay árboles de incertidumbre.
Entiendes que «no hace falta basarse en un libro», pero justo sería que definieras en qué ordenamiento o sentido no hace falta basarse en «un libro».
Si te refieres a ese «Libro», que compendia muchos libros, ¿en qué ordenamiento o sentido no hace falta basarse en ese «libro»?
Estás sustentado en tu parecer de cara a una realidad que con tu parecer no desdibujarás, ni alterarás.
En cuanto a ir los domingos a una iglesia, eso es asunto de latitudes, porque en algunas no se ventilan esas costumbres ni esas creencias que imponen o enseñan o trazan a sus doctrinados esas disciplinas.
Lo conveniente es creer en un Creador ajeno a las fronteras, a las religiones, a las filosofías y a todo aquello que divide, que limita, que frustra, que desarmoniza.
Te conviene abrir todas las ventanas para que el entorno te muestre la universalidad del paisaje, porque desde una sola perspectiva no es posible ver lo que dejamos de ver cuando nos sustentamos en nuestros pareceres.
En este momento existen en este mundo, aproximadamente, siete mil millones de personas, ¿qué tal atender a ese número de mentalidades en cuanto a sus pareceres relacionados con la vida o con «Dios», si ni siquiera atendemos a nuestros pareceres?
Yo creo que lo conveniente es saber a cuál camino y a cuál verdad y qué tipo de vida se refirió Jesús.
Claro, primero conocer de ese personaje … porque ¿qué tal que tampoco sea un maestro?
Para saber si lo es, hay que conocer lo que enseña …
FGuttmann.