Respuesta a: ¿Existe la trinidad?

#7243
Félix Guttmann
Moderador

Silvio:
Ubícate en la historia para escudriñar las Escrituras porque de otra manera andarás más despistado que gallina criando patos y como resultado de esa actividad harás ese tipo de preguntas que desdicen de un estudioso.
Los escribas o escritores cuyas escrituras se encuentran en la compilación de libros llamados del griego la «Biblia», de alguna fuente se sustentaron, y algunas de sus reseñas que se encuentran en esas Escrituras hablan en arameo y en hebreo de «malajím» y en griego de «ángeles». Ambos vocablos significan «mensajeros».
Que te encuentres frente a una traducción, por ejemplo, del hebreo al castellano o español y esta esté contaminada por otro idioma, como el griego, es asunto que debes manejar como corresponde, porque no es lo esperado encontrar vocablos de otro idioma.
Quien escribió ese «libro» intitulado «A los hebreos», lo hizo en griego y sin ápices ni intenciones religiosas y mucho menos bajo la influencia de un imperio religioso aun inexistente en esos días ni en la historia como es el Catolicismo.
Quien tradujo del griego al español no debió dejar ni una sola palabra en griego y aún así lo hizo.
Por ello te encuentras vocablos griegos en una traducción que debe estar solamente en en el idioma, para el caso, el español o el castellano.
El vocablo «ángel» o «ángeles» significa MENSAJERO o MENSAJEROS.
Por otra parte, el vocablo griego «pneuma», que significa «viento» o «aire», no ha sido traducido al castellano o al español, sino al latín: «espíritu».
¿Hablas tú griego o latín?
Si tu «Biblia» está supuestamente traducida del arameo o del hebreo al español, no tiene porqué tener vocablos griegos ni latinos.
Sencillo, ¿verdad?
No dice que «Dios» le dijo a Jesús que se sentara a su diestra hasta que pusiera a los «ángeles» como estrado de sus pies. El escritor habla de «enemigos».
No necesariamente esos «enemigos» son «mensajeros» o usando el vocablo griego «ángeles» o usando el hebreo «malajím».
¿Entiendes por «enemigos» a los «ángeles», según la perspectiva católico romana?
Esos «vientos» son ministradores, diría una correcta traducción al castellano o al español, pero las existentes por estar contamuinadas o influenciadas por el catolicismo por ello ventilan el vocablo latino «espíritu».
¿Sabes el significado de la voz latín «spiritu»?
No coincide con la palabra hebrea «ruah» ni con su homóloga griega «pneuma».
Averigua el significado en latín de ese vocablo, «spiritu» y su origen, entonces, no patinarás en el costumbrismo religioso.

Para que la pedantería no te encumbre, demuestra que Satán no tiene cuerpo, y confrontalo con la «Biblia», que al respecto reseña lo que escribieron los profetas Ezequiel e Isaías.
Mejor escudriña ambos testimonios, entonces, te enterarás acerca de Satán.
Si no los ves es porque Satán no anda desfilando por donde tu caminas ni ellos, los mensajeros, sean los de Satán o del Altísimo, no andan por donde tu sueles estar, y tampoco los verías si fueran seres incorpóreos.
Aquellos «vientos inmundos» que se posesionaron en el cuerpo del gadareno no tenían cuerpos físicos, y su procedencia como la desconoces por ello al respecto también patinas.
No dice que eran como 6mil «hombres». Jesús de ellos aclara que no tienen carne ni huesos.

Ojalá hubieses estado en alguna de mis experiencias, porque te habrías enterado del por qué ríen, hablan, e identifican, esos «vientos» considerados «inmundos», cuando hay otros «vientos» que no lo son.
Tu juego de palabras, tipo filosofía popular, que no conduce a algo serio, no encaja frente a una información tajante y seria, que bien define que ese «espiritu» o «viento» sagrado no es DIOS y por ello no lo aclara, ni lo advierte ni lo informa.
Ese «viento», resaltado como «sano», «santo», «sagrado» o «consagrado» procede de DIOS, es decir, emana de DIOS, sale de DIOS, por tanto no es DIOS.

Averigua también la procedencia del vocablo «daimón» … y confronta todo lo que investigues de buena fe y con buena tinta con la historia que reseña el compendio de informaciones que forman parte del inicio del relato llamado del griego «Génesis» hasta la última letra del llamado del griego «apocalípsis», porque estás tanteando en medio de costumbrismos religiosos y de un enmarco popular catolizado, heredado por el llamado «protestantismo» y legado al actual ambiente «evangélico».

Ten en cuenta que esta web tiene como sello una advertencia: NO APTO PARA RELIGIOSOS.
Aquí ubicamos y escudriñamos la historia que reseña el compendio de innumerables historias que conforman el libro que llamamos la «Biblia», y su información no afina con lo religioso.

FGuttmann.